Coronavirus y Bitcoin: ¿Correlación o tonterías?

Sin categoría

La incertidumbre sobre el coronavirus ya está afectando a los mercados financieros en todo el mundo. Los sentimientos de pánico, a este punto, son palpable. Después de todo, una emergencia de salud mundial no es poca cosa. Es un virus nuevo y los primeros infectados se registraron en la ciudad china de Wuhan. Sin embargo, el virus se ha podido expandir a otros países, y la situación es realmente preocupante. Los medios de comunicación están cubriendo el asunto en detalle y el ‘miedo económico’ de una epidemia está invadiendo a los inversionistas. Muchas de las medidas que se ha tomado son necesarias, pero antieconómicas. Todavía no sabemos el impacto que podría tener todo esto en la economía, sobre todo en China, pero he ahí el problema. La incertidumbre lleva al miedo y del miedo al pánico hay tan solo un pequeño paso. Bitcoin subió de precio. ¿Correlación o tonterías? ¿Tenemos razones para preocuparnos? 

Ante cualquier situación potencialmente peligrosa, el común de las personas tiende a reaccionar de dos maneras radicalmente opuestas. Un primer grupo cae en la negación absoluta. Acusa a los medios, a las autoridades y a los expertos de mentirosos. Por lo general, la negación se justifica con elaboradas teorías de conspiración. Es decir, nada es lo que parece y existen unos villanos sumamente poderosos interesados en engañarnos para promover sus objetivos malvados de dominación. Es por eso que existen muchas personas que no creen en la crisis climática, por ejemplo. No es que no creen en la ciencia. Es que piensan que los científicos son parte de la conspiración y falsifican la evidencia. Según estos teóricos de la conspiración, todas esas noticias sobre el fin del mundo están especialmente diseñadas para sembrar el pánico, porque una población en pánico es más fácil de controlar. 

Sigue leyendo: El precio de BTC vuelve a los USD 9,000, pero no es a causa del Coronavirus

Claro que existe otro grupo que reacciona totalmente diferente. Si los primeros pecan por incrédulos, estos pecan por alarmistas. Según este último grupo, estamos prácticamente al borde del apocalipsis y un estornudo en un mercado chino podría significar el fin de la raza humana. Si alguien muere debido a un raro virus, esto automáticamente significa que todos moriremos en el futuro inmediato. Según los alarmistas, el mundo es un lugar peligroso y es solo cuestión de tiempo para que la tragedia nos llegue a la puerta. Si los medios y los Gobiernos hablan de un problema, es probable que el problema sea más grave de lo que dicen. ¡Sálvese quien pueda! ¡Todos vamos a morir! El apocalipsis zombi por fin ha llegado. Es el día de juicio final.

Ambas posturas son absurdas. Tonterías. Es caer en los extremos. Obviamente que son posiciones irracionales dominadas por las emociones. Lo mejor, tal vez, es tomar una postura intermedia. Es decir, volver a la sensatez. Eso quiere decir sopesar la información disponible con la mayor seriedad posible y evaluar los hechos con condura. Luego, después de haber procesado todo, actuar acorde a las exigencias del momento. No podemos gritar ¡Fuego! cada vez que alguien enciende un cigarrillo. Pero tampoco podemos quedamos sentados en medio de un edificio en llamas sin hace nada. Analizamos por unos minutos todo ese asunto del coronavirus y su posible efecto sobre el precio de Bitcoin.  

Según la prensa, estamos ante un nuevo virus, el Coronavirus (2019-nCoV). El virus puede provocar una neumonía con síntomas de fiebre, dolor de cabeza y dificultades para respirar. Podría ser mortal debido al colapso de algún órgano. Se parece mucho al SARS y al Mers, porque son virus que al parecer pertenecen a la misma familia. No reacciona a los antibióticos y todavía no se ha desarrollado una vacuna. Por el hecho de ser nuevo, todavía se desconocen muchas cosas y no hay medicamentos especialidades para combatirlo. Sí se sabe que puede contagiar a humanos y a animales por igual. Comenzó en la ciudad china de Wuhan, pero ya se extendió a todo el territorio nacional. Los infectados llegan a casi 8 mil personas y ya son 170 los fallecidos. 

Sigue leyendo: “Nada especial”: el precio de Bitcoin cae un 6% por el coronavirus y el año nuevo chino

Lamentablemente, la enfermedad se ha expandido a más países. Los Gobiernos de la India y de Filipinas han confirmado los primeros casos. Pero hay más. En Rusia, hasta ahora, no se ha detectado ningún caso. Sin embargo, las autoridades han decidido cerrar las fronteras con China como medida de precaución. En el puerto de Civita Vecchio (Italia), un crucero, procedente de España, con 6 mil pasajeros fue bloqueado por un posible caso. Muchas aerolíneas han cancelado sus vuelos a China. Y medidas preventivas se están tomando en todo el mundo. Toda la ciudad de Wuhan está en cuarentena y los extranjeros están siendo evacuados paulatinamente. La idea es eliminar el virus aislándolo. Si no se contiene pronto, sería muy difícil controlarlo después. 

¿Deberíamos entrar en pánico? No. O, por lo menos, no todavía. Claro que un nuevo virus es una incertidumbre y eso preocupa. Por supuesto que se deben tomar todas las medidas necesarias para contenerlo. Y, también, los científicos deben ir trabajando en la fabricación de una cura y una vacuna. Todo esto está bien. Sin embargo, es importante analizar todo con cierta racionalidad. Hasta ahora la tasa de mortalidad de este nuevo virus es de 3%. Es relativamente bajo, si la comparamos con la tasa del virus SARS del 2002 que fue del 10%. Pero es alta en relación al resfriado común que es de tan solo 1%. Sin embargo, el coronavirus hasta ahora ha causado 170 muertes y el resfriado común causa 400 mil muertes anuales. Si nos guiamos por esos números, el resfriado común da más miedo que el coronavirus. Pero el resfriado común no obtiene tantos titulares como el coronavirus por el hecho de ser conocido y común.

Sigue leyendo:  Tone Vays: Bitcoin debe mantenerse en el rango de los USD 9,000 durante 2-3 días para asegurar que hay un mercado alcista

Muchos expertos han expresado con satisfacción que las autoridades chinas han actuado mucho mejor en esta oportunidad que con el brote de SARS del 2002. En el 2002, el SARS generó el pánico mundial, porque se extendió por casi 37 países. Contagió a 8 mil personas y causó 750 muertes. Los antibióticos tampoco hacían efecto, pero eventualmente, gracias a las medidas tomadas, se logró controlar. Entonces, existen razones para tener esperanza con el coronavirus. Seguramente, esta historia tendrá una final feliz. Si tomamos todas las medidas necesarias y no surgen grandes sorpresas, estaremos bien. 

Ahora bien, ¿por qué los mercados tienen miedo? Bueno, el miedo que sienten los mercados no es del todo irracional. Las medidas que se están tomando son necesarias, pero también causan un daño económico. Algunas empresas se han visto obligadas a paralizar actividades y eso traerá pérdidas. El comercio con China y el sector transporte, en particular, seguramente sufrirán debido a todo esto. Serán pérdidas a corto lapso, pero perdidas, al fin y al cabo. No es el fin del mundo. Pero sí se perderá dinero. Es muy difícil estimar el monto exacto ahora, porque el virus todavía no ha sido controlado. He ahí la incertidumbre y el miedo económico de la situación. Entonces, muchos inversionistas han decidido esperar que todo se aclare, para tomar decisiones definitivas. Esta espera es obviamente bajista. No estamos hablando de una crisis mundial, pero sí de una preocupación.

Por ejemplo, el aniversario de McDonald’s en Rusia fue suspendido para minimizar los riesgos de propagación de la infección. Las celebraciones de los 30 años del primer McDonald en Moscú tendrán que esperar. Así como muchos eventos que se han cancelado debido al virus. Claro que esto tiene un impacto económico. Pero, ¿qué tiene que ver con Bitcoin? Algunas personas han sugerido que el coronavirus ha sido bueno para Bitcoin y que el impulso alcista de esta semana tiene el nombre del coronavirus tatuado en su frente. Sin embargo, otros no están tan de acuerdo. Porque, nos guste o no, Bitcoin es un activo no correlacionado. Se mueve a su propio ritmo. Pero todavía el mercado está plagado con personas que insisten tercamente en ver a Bitcoin como el oro (correlación negativa). Sin embargo, los datos no soportan esa teoría. El problema es que somos muy supersticiosos. Buscamos causas de la subida o bajada de Bitcoin en los titulares de la prensa del día. A veces llegamos a lo absurdo rebuscando explicaciones. Lamentablemente, el mercado Bitcoin es más complicado que eso. 

Fuente Cointelegraph

Last modified: Enero 31, 2020