Corte francesa mueve la pieza de Bitcoin, ¿Cómo responderán los reguladores?

Sin categoría

El fallo del Tribunal Comercial de Nanterre del 26 de febrero, según el cual Bitcoin (BTC) es un activo fungible e intangible, ha tenido un impacto en la criptocomunidad francesa y más allá. Esto puede parecer sorprendente, dado que fue una decisión de un tribunal inferior y, además, una que no declaró a BTC como moneda o dinero fiduciario, como informaron algunas noticias, sino como un activo fungible como el dinero.

El fallo es “un hito importante para el desarrollo del criptomercado, en particular en Francia“, dijo a Cointelegraph Roman Matkovskyy, profesor asociado de la Escuela de Negocios de Rennes.

“La caracterización de Bitcoin como instrumento financiero por parte del tribunal francés podría ser un avance importante en la legitimación de la criptomoneda”, añadió John Wagster, abogado de Frost Brown Todd LLC, en una declaración a Cointelegraph, “pero la verdadera importancia del fallo vendrá determinada por si se incorpora al régimen normativo de Francia y cómo lo haga”. Wagster añadió que la corte francesa ha movido la primera pieza de ajedrez, y será interesante ver cómo responden las autoridades reguladoras francesas.

Christopher Giancarlo, abogado principal de Willkie Farr & Gallagher LLP y ex presidente de la Comisión de Comercio de Futuros de Mercancías de los Estados Unidos, dijo a Cointelegraph que cree que el fallo probablemente tendrá un impacto en Francia y tal vez en otros lugares, como en la UE, añadiendo:

“En términos generales, desde el punto de vista jurídico, la forma en que un activo se define legalmente es el punto de partida de cómo se regulará”.

Bienes fungibles e intangibles

Hubert de Vauplane, abogado de Kramer Levin Naftalis & Frankel LLP, dijo a Cointelegraph que debido a que en su decisión el tribunal afirmó que Bitcoin es un activo fungible e intangible, “en consecuencia, el préstamo de Bitcoin sólo requiere que el prestatario devuelva al prestamista Bitcoins del mismo tipo, calidad y cantidad (a falta de disposiciones específicas que indiquen lo contrario en el contrato de préstamo)”.

Como resultado, el prestatario puede conservar todas las ganancias o ventajas que haya obtenido durante la vigencia del préstamo. En este caso, los jueces franceses confirmaron que debido a que una bifurcación que llevó a la creación de Bitcoin Cash (BCH) se produjo durante el período del préstamo, el prestatario es capaz de mantener el BCH recibido durante este tiempo.

El asunto de la fungibilidad parece arcano, pero va al corazón de la decisión. Un activo es fungible si es intercambiable. Un grano de arroz o un dólar americano pueden ser sustituidos uno por otro, cualquiera que sea su origen, porque son fungibles. En comparación, las personas u obras de arte o los veleros personalizados no son intercambiables porque no son fungibles.

Si el tribunal hubiera dictaminado que BTC no es fungible, “sería un desastre para el mercado”, dijo Vauplane, en particular para cualquier actividad futura de préstamo o crédito de BTC. Significaría que el prestatario de BTC tendría que devolver al prestamista el mismo surtido de BTC, es decir, con las mismas direcciones, lo que, por supuesto, es absurdo. “Esta decisión parece ser aplicable a cualquier otra criptomoneda o token fungible”, añadió Vauplane, concluyendo que “es una decisión de un tribunal inferior, pero una decisión legal de calidad”. Todavía puede ser revocado, por un tribunal de apelación, por ejemplo.

¿Un precedente para el criptoespacio?

Sin embargo, en el criptomundo, el reconocimiento institucional es importante, aunque provenga de un tribunal de comercio europeo de nivel inferior. “Este fallo en Francia debería legitimar aún más el criptoespacio y podría fomentar una mayor adopción y la entrada de nuevos participantes en él aunque no se convierta en ley”, dijo Rob Odell, copresidente y jefe de productos de Salt Lending, a Cointelegraph, añadiendo

“Francia es la séptima economía del mundo por su PIB, por lo que es probable que influya en otros mercados, especialmente en la UE, inicialmente. En un mercado y una tecnología tan nuevos y emergentes como Bitcoin, los reguladores de todo el mundo se fijan en cómo los reguladores de otros países ven las criptomonedas. Por lo tanto, cualquier decisión que tome Francia será observada de cerca por los reguladores de todo el mundo”.

En Francia, el fallo ha creado entusiasmo con respecto a las nuevas posibilidades de negocio. Según Matkovskyy, “los préstamos de Bitcoin ahora entran dentro de la ‘designación de préstamo al consumidor’, lo que significa que es una transferencia de la propiedad prestada al prestatario”. […] Facilitará las transacciones de Bitcoin, incluyendo las transacciones de préstamo y repo, es decir, acuerdos de recompra, una forma de préstamo a corto plazo”. Matkovskyy añadió:

“Puede crear potencialmente una nueva competencia entre los bancos y estimular un mayor desarrollo del mercado de Bitcoin. Se estima que los préstamos representan el 80% del valor total encerrado en el DeFi. Por lo tanto, potencialmente puede desbloquear alguna parte de él.”

Los reguladores tienen influencia

Sin embargo, no todo el mundo estaba preparado para declarar esto como un caso de hito. “Me pregunto dónde está la noticia en esta decisión judicial”, dijo Michael Reuter, copresidente de la Asociación Europea de Cadenas de Bloques, a Cointelegraph.

“Desde mi punto de vista, más que la clasificación de la unidad, el manejo del comercio (propietario) de Bitcoin y otras monedas es de mayor importancia”.

En 2014, la Autoridad Federal de Supervisión Financiera de Alemania, o BaFin, declaró a Bitcoin como un instrumento financiero en forma de unidades de cuenta de acuerdo con la Ley Bancaria Alemana, explicó Reuter. Pero a principios de marzo de 2020, BaFin detuvo las operaciones de una empresa con sede en Berlín que permitía a los consumidores comprar y vender criptomonedas a través de cajeros automáticos. La acción de aplicación del regulador fue posiblemente más decisiva que cualquier definición legal de BTC.

Los reguladores pueden ser tan importantes como los tribunales o incluso las legislaturas cuando se trata de determinar las futuras criptoactividades permitidas, dijo Angela Angelovska-Wilson, cofundadora y directora jurídica de la red de transacciones Sila.

“El estado estadounidense de Wyoming aprobó un proyecto de ley en 2019 en el que se agregan más aclaraciones legales sobre los activos digitales y las criptomonedas para animar a las empresas de blockchain a establecerse en Wyoming, pero esto todavía no ha tenido un gran impacto en las regulaciones federales de los Estados Unidos”, dijo a Cointelegraph. “Todo depende de la importancia que un organismo regulador dé a un fallo judicial”.

Pero eso no significa necesariamente que el fallo de Nanterre sea intrascendente. “Lo que el fallo del tribunal francés podría hacer es allanar el camino para unas reglas de inversión más claras y transparentes en relación con el propio Bitcoin”, sugirió Wagster.

¿Menos impacto en los Estados Unidos?

En los EE.UU., la definición legal de BTC ha sido básicamente establecida, dijo Giancarlo a Cointelegraph. Desde 2015, la CFTC ha reconocido las monedas digitales como mercancías, y la definición legal de Bitcoin como mercancía ha sido apoyada en los tribunales. Por lo tanto, el fallo del tribunal de Nanterre probablemente “no sea tan importante en los EE.UU.” al menos en lo que respecta a BTC. Sin embargo, la definición de otras criptomonedas está menos establecida.

La regulación de las criptos en Francia, al igual que la de EE.UU., parece estar evolucionando orgánicamente. Este enfoque tiene la ventaja de que es menos probable que ahogue la innovación tecnológica. Pero puede ser confuso. Como dijo Carol Goforth, una profesora de leyes en la Universidad de Arkansas, a Cointelegraph en agosto: “La autoridad reguladora en los EE.UU. está dividida entre demasiadas agencias diversas, y todas tienen sus misiones e intereses que hacer valer”.

Tres cestas de bienes digitales

La Ley de Criptomoneda de 2020, un proyecto de ley introducido el 9 de marzo de 2020, por el Representante de los Estados Unidos Paul Gosar (R-AZ), por ejemplo, clasifica los activos digitales en tres categorías: cripto-mercancía, cripto-moneda y cripto-valor. En virtud de la legislación propuesta, estas tres categorías se regirían, respectivamente, por la CFTC, el Secretario del Tesoro a través de la Red de Ejecución de Delitos Financieros y la Comisión de Valores y Bolsa.

“Curiosamente, el lenguaje del proyecto de ley parece consolidar el estado de los activos digitales como Bitcoin como cripto-mercancías en lugar de criptomonedas”, como informó Cointelegraph. En comparación, las stablecoins probablemente caerían en la cesta de las monedas.

El Servicio de Impuestos Internos de los Estados Unidos, por su parte, considera que BTC es una propiedad y no una moneda, señaló Odell, hasta el 2014. En 2020, por primera vez, los formularios de impuestos federales comenzaron a preguntar sobre las actividades de Bitcoins y otras criptomonedas de los contribuyentes:

“Aunque esto menciona las criptos como ‘moneda virtual’, no cambia el estatus de Bitcoin a una moneda a los ojos del IRS”, dijo Odell, añadiendo que significa que el IRS está empezando a regular las criptos, lo que es bueno para la criptoindustria.

En otro lugar, un tribunal chino concluyó en julio de 2019 que Bitcoin debe ser considerado propiedad digital, no una moneda. Japón, mientras tanto, fue por el otro lado, reconociendo a Bitcoin y otras criptos como “dinero” en 2016.

¿Un llamado de atención?

Al final, la clasificación real de BTC en el caso del tribunal de Nanterre puede ser menos importante que el mero hecho de que se esté clasificando. “Bitcoin ya es considerado un instrumento financiero por muchos en todo el mundo”, afirmó Wagster, añadiendo:

“El reconocimiento por parte de la corte de una importante economía europea tiene un peso particular. La nomenclatura que utiliza el tribunal no es importante, pero el hecho de que Bitcoin entre ahora en una categoría de instrumentos financieros que probablemente será supervisada y regulada por el gobierno francés es significativo”.

Además, el CEO de Cred, Dan Schatt, dijo a Cointelegraph que esta decisión podría tener un significado más profundo a largo plazo:

“El hecho de que un país de la OCDE reconozca a BTC como un activo ‘intercambiable’ [es decir, fungible] es un progreso, es una llamada de atención a los bancos, inversores institucionales y reguladores de que Bitcoin está aquí para quedarse. El hecho de que se utilice realmente como dinero es menos importante que el reconocimiento institucional que esto traerá, que inevitablemente conduce a una entrada de fondos para esta clase de activos”.

Sigue leyendo:

Fuente Cointelegraph

Last modified: Marzo 15, 2020