Los riesgos regulatorios crecen para el sector DeFi por ser un “refugio para el lavado de dinero”

Sin categoría

Según un informe reciente, es probable que el rápido crecimiento de la financiación descentralizada y el yield farming atraigan una mayor atención reglamentaria.

Un documento de investigación conjunto de la empresa consultora de gestión mundial BCG Platinion y Crypto.com ha indicado que el rápido crecimiento DeFi en 2020 ha creado un potencial para el lavado de dinero que lo pondrá bajo el radar de las autoridades reguladoras.

Desde principios de año, el valor en dólares de las coberturas de criptomonedas aseguradas a través de las plataformas DeFi ha aumentado más del 1200% hasta alcanzar los USD 9,000 millones, según el proveedor de datos DeFi Pulse.

DeFi por diseño no tiene permisos y es descentralizado, lo que significa que, a diferencia de los exchanges centralizados, no hay requisitos KYC (know your customer) para los usuarios. Opera en gran medida más allá de los ámbitos de control gubernamental y regulatorio, lo que suscita preocupación sobre el acceso ilegal a los servicios financieros, según el informe.

Comentando el informe en su boletín, Ciphertrace indicó:

“Dado que los protocolos DeFi están diseñados para no tener permisos, cualquier persona de cualquier país puede acceder a ellos sin necesidad de cumplir con ninguna normativa. Como resultado,  DeFi puede convertirse fácilmente en un refugio para los lavadores de dinero.”

Los protocolos DeFi creen que pueden escapar de la amenaza de la reglamentación pasando a una descentralización total, lo que significa que los entes reguladores no podrían cerrar las plataformas aunque quisieran.

Sin embargo, la escala y la gobernanza de los protocolos DeFi varían enormemente en lo que respecta a la plena descentralización. Algunos protocolos, como Uniswap, han contado con un importante respaldo de capital de riesgo por parte de empresas altamente centralizadas, Andreessen Horowitz y Union Square Ventures en este caso.

Se teme que los entes reguladores mundiales puedan dirigir su atención al sector DeFi a medida que crece en escala. Ello podría suponer la utilización de servicios descentralizados de verificación de identidad y dirección para poner en la lista negra a determinados usuarios.

El Fiat también necesita entrar en el ecosistema en algún momento, lo que suele hacerse a través de los exchanges centralizados tradicionales que están cada vez más regulados. Los reglamentos del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) incluyen la “Regla de Viaje”, que exige que los proveedores de servicios de activos virtuales (VASP) recopilen y transfieran información sobre los clientes durante las transacciones.

Esto puede dar lugar a la creación de listas blancas y negras masivas de direcciones blockchain asociadas a determinados tokens, exchanges, protocolos e incluso usuarios. Si se impide que los onramps de fiat, como los exchanges centralizados, transfieran cripto a las direcciones asociadas con el sector DeFi, entonces los protocolos DeFi pueden verse obligados a adoptar el KYC y otros reglamentos.

En la investigación se observó que la recomendación actual del GAFI es que si el protocolo DeFi está suficientemente descentralizado y la entidad que lo respalda no participa en las operaciones diarias, no podrá ser clasificado como Proveedor de Servicios de Activos Virtuales (VASP) y, por lo tanto, quedará inmune a la Regla de Viaje.

Pero como indicó Ciphertrace:

“A juzgar por las tendencias regulatorias de KYC más grandes actuales y otros requisitos de cumplimiento, como la Regla de Viajes del GAFI, el sector DeFi podría eventualmente caer en el ámbito de los entes reguladores mundiales a medida que crezca en escala.”

Sigue leyendo:

Fuente Cointelegraph

Last modified: Septiembre 16, 2020