¿Qué energía es la que impulsa la industria cripto-minera de China? ¿Es sostenible?

Sin categoría

La industria minera de criptomonedas continúa creciendo a diario, apoyada por un flujo continuo de hardware nuevo y más eficiente. China está a la vanguardia de la industria, pero a medida que se avecinan las preocupaciones medioambientales, la sostenibilidad de su éxito se está poniendo en duda.

Los fabricantes de chips mineros, con los más prolíficos asentados en China, trabajan incansablemente para desarrollar procesadores cada vez más potentes. Con cada nueva iteración, estos chips de alta capacidad requieren cada vez más energía para funcionar. Las nuevas máquinas mineras hacen que las viejas sean obsoletas, lo que resulta en un creciente flujo de desechos de electrónicos, la mayoría de los cuales no se reciclan.

¿Dónde minar?

No cabe duda de que las redes Blockchain que trabajan con algoritmos de Pruebas de Trabajo (PoW), como Bitcoin, son insostenibles desde el punto de vista medioambiental en su estado actual. El informático Hal Finney -que se cree es uno de los desarrolladores originales de Bitcoin- señaló el problema potencial de las emisiones de CO2 resultantes de la implementación generalizada de Bitcoin en 2009, pero no pudo ofrecer una solución antes de su muerte en 2014.

Actualmente, la red Bitcoin tiene un consumo anual estimado de electricidad de 73,12 TWh, equivalente al de Austria o a la cantidad de electricidad necesaria para abastecer a 6,7 millones de hogares en los Estados Unidos. La huella de carbono anual que esto crea es de casi 35.000 kilotoneladas de CO2 – o 308 kilogramos por cada transacción individual.

Como ejemplo, 1 kg de CO2 sin comprimir llena aproximadamente dos bañeras estándar, y Bitcoin realiza un promedio de 7 transacciones por segundo, es decir, más de 4.000 bañeras de CO2 creadas cada segundo por la red Bitcoin.

El 2º Estudio Anual de “Cryptoasset Benchmarking” publicado por la Universidad de Cambridge estima que sólo el 28% de la energía usada en la minería de criptomonedas proviene de fuentes renovables (a partir de diciembre de 2018).

Dado que las granjas mineras chinas contribuyen aproximadamente del 60 al 70% de este consumo de energía (y a la contaminación resultante), el país es un punto de discusión clave en cualquier discusión sobre la sostenibilidad de la minería de criptomonedas.

¿Qué hace que China sea tan atractiva para la minería de criptomonedas?

Bitmain y Canaan Creative son los principales fabricantes de chips mineros en China, con Bitmain produciendo el 75% de todo el hardware minero de criptomonedas. A medida que la minería se ha vuelto más costosa con el tiempo, Bitmain ha lanzado el World Digital Mining Map (Mapa Mundial de Minería Digital en español) para ayudar a las empresas mineras de todo el mundo a encontrar las áreas más asequibles para operar. Canaan Creative ha presentado recientemente una Oferta Pública Inicial (IPO, por sus siglas inglés) que se llevará a cabo este mes, con el objetivo de que la empresa cotice en el Nasdaq bajo el ticker CAN. Del mismo modo, Bitmain también está planeando una IPO.

La energía asequible de China es la razón principal por la que el país se ha convertido en un destino para las instalaciones mineras de criptomonedas a escala industrial. Desafortunadamente, como señala el informe de Cambridge, gran parte de la electricidad de bajo costo y asequible del país todavía proviene de la energía del carbón, lo que la convierte en uno de los lugares menos respetuosos con el medio ambiente para la minería de criptomonedas.

Sin embargo, se están haciendo mejoras, con la provincia china de Sichuan siendo promocionada por su energía hidroeléctrica barata y respetuosa con el medio ambiente. Las fuertes lluvias que normalmente recibe la provincia le ayudaron a producir 78,2 gigavatios de energía el año pasado, suficiente para abastecer a casi 65 millones de hogares chinos. El exceso de energía significa que la provincia de Sichuan puede vender electricidad por cinco veces menos de lo que cobran ciudades importantes como Guangzhou y Beijing.

“Sichuan debería estudiar más a fondo cómo los recursos hidroeléctricos baratos de la provincia pueden atraer a las empresas relacionadas con la moneda digital”, dijo el ex vicepresidente de la Comisión Reguladora de Valores, Jiang Yang, en una reunión celebrada en Beijing el mes pasado.

¿Es sostenible la minería de criptomonedas en China?

En abril de este año, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China (NDRC) publicó un borrador de un documento en el que se enumera la minería de criptomonedas como una de las tantas actividades con posibilidad de que sean eliminadas gradualmente debido a la falta de regulación y a las preocupaciones ambientales.

Como resultado, las principales empresas mineras chinas comenzaron a buscar en el extranjero países que ofrecieran electricidad a precios igualmente asequibles, y el líder de la industria, Bitmain, lanzó recientemente una granja minera Bitcoin de 50 MW en Texas, considerada la más grande del mundo.

Sin embargo, la semana pasada, la NDRC decidió eliminar la minería de criptomoneda de la lista de prohibiciones potenciales tras un llamamiento del presidente chino Xi Jinping para que el país adopte la tecnología Blockchain. El gobierno dejó claro que esto no indica apoyo a Bitcoin u otras criptomonedas y que el comercio en el país sigue siendo ilegal.

Aunque la noticia es sin duda un impulso positivo para la industria minera de criptomonedas, por sí sola no promete un futuro brillante. Para que los mineros se sientan incentivados a seguir minando, no sólo necesitan permiso, sino también beneficios. A medida que la crisis climática mundial se convierte en un tema cada vez más candente, se está presionando a China para que reduzca sus emisiones de carbono y desarrolle una energía más ecológica, una energía que a menudo es menos asequible.

¿Puede la minería de criptomonedas en China seguir siendo rentable al mismo tiempo que se ajusta a los requisitos de energía ambientalmente sostenible?

El profesor Klaus Hubacek, del departamento de Ciencias Geográficas de la Universidad de Maryland, dijo a Cointelegraph que la rentabilidad y el uso de energía ambientalmente sostenible son mutuamente excluyentes:

“No, no es ni mucho menos sostenible. La cesta energética mundial depende en gran medida del carbón, aunque ha mejorado algo en los últimos dos años y se prevé que siga disminuyendo desde su punto máximo en 2007 (el 80% de la electricidad era de carbón) hasta cerca de 2/3 en la actualidad, siendo el carbón el que se prevé que alcance el 40% en 2040 (lo que sigue siendo bastante elevado, por ejemplo, comparable a la combinación energética de Alemania en la actualidad; lo que también es bastante malo, ya que algunos países están total o casi totalmente cerca de la electricidad procedente de fuentes de energía renovables)”.

El coste de minar Bitcoin

En el artículo de Adam Hayes de 2015, “A Cost of Production Model for Bitcoin”, el autor equipara la producción de Bitcoin a un mercado competitivo, señalando que los mineros (en teoría) “producirán hasta que sus costes marginales equivalgan a su producto marginal”. Los costes de la electricidad constituyen casi todos estos costes marginales una vez que se han amortizado la infraestructura y los equipos iniciales. Cualquier cambio en el coste de la electricidad requiere una reevaluación de la rentabilidad.

Teniendo en cuenta que la tasa de hash de Bitcoin ha aumentado casi todos los años desde su creación y que los costes de electricidad han permanecido prácticamente inalterados, se puede suponer que los equipos mineros son cada vez más potentes y eficientes.

Sin embargo, este crecimiento se correlaciona con un costo estable de la energía, y hay poca evidencia que sugiera que pueda mantener la rentabilidad si los costos de la energía aumentan significativamente. En caso de que la energía sea inevitablemente más cara, se pueden cambiar varios factores para mejorar la rentabilidad.

Cambiar el algoritmo de Bitcoin

A lo largo de los años se han sugerido varias formas de mejorar la eficiencia mediante el cambio del algoritmo central de Bitcoin. Si el número de transacciones por segundo pudiera aumentar hasta un nivel más cercano al de los 1700 TPS de la red Visa, entonces la energía necesaria disminuiría considerablemente. Sobre el papel, en el supuesto de que se pueda reducir el tiempo necesario para generar un bloque o aumentar el tamaño del bloque, entonces la red se volvería más eficiente energéticamente.

Sin embargo, a pesar de las muchas discusiones sobre estos cambios y de varios intentos de implementar una versión modificada de Bitcoin, nadie ha conseguido encontrar una solución eficaz. Esto se debe principalmente a la naturaleza de una red descentralizada de par a par, que tarda mucho tiempo en transmitir nueva información a los más de 10.000 nodos de Bitcoin en todo el mundo.

Mejoras en la energía solar y eólica

Los costos asociados con el uso de energía renovable como la solar y la eólica han ido disminuyendo constantemente durante la última década. A principios de noviembre de este año, el Financial Times informó que estas formas de energía renovable habían “alcanzado la paridad con los precios promedio al por mayor en California, China y partes de Europa”. Además, para finales del próximo año, se espera que los costes de las energías renovables en la mayor parte de Europa occidental caigan por debajo de los precios del mercado mayorista.

Falling cost of solar wind power

China es el mayor mercado mundial de granjas solares, conocidas como plantas fotovoltaicas, pero ha experimentado una reducción del 11% de sus inversiones en los últimos seis meses debido al recorte de las subvenciones públicas a la energía solar del año pasado.

A principios de 2019, en un intento por mejorar la paridad de la energía solar, la NDRC, en colaboración con la Agencia Nacional de Energía, dio a conocer sus planes para impulsar la inversión en proyectos fotovoltaicos libres de subvenciones. En muchos casos, se ha renunciado a las cuotas de uso del suelo para incentivar el desarrollo y se ha ordenado a los operadores de la red que den prioridad al despacho de los proyectos fotovoltaicos.

A pesar de sus esfuerzos, China sigue siendo el mayor usuario de carbón del mundo y sus importaciones aumentaron casi un 10% este año, en parte debido a la actual guerra comercial entre China y Estados Unidos, que ha obligado a China a investigar los precios más baratos de los combustibles en el extranjero.

Sin embargo, un informe de la Agencia Internacional de la Energía predice que la energía solar y eólica serán casi totalmente responsables de un aumento del 50% en la capacidad mundial de energía renovable para 2024. El Dr. Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE, dijo:

“Las energías renovables ya son la segunda fuente de electricidad más grande del mundo, pero su despliegue debe acelerarse si queremos alcanzar los objetivos a largo plazo en materia de clima, calidad del aire y acceso a la energía”.

Aunque se están dando pasos significativos para reducir los costes asociados a la energía solar y eólica, estas reducciones de costes se están ralentizando mientras que el coste de la minería de Bitcoin sigue aumentando. El profesor Hubacek cree que se requiere “más inversión y apoyo político para la descarbonización del sector eléctrico y de la economía en general”, incluyendo “un aumento de la eficiencia energética y una reducción del consumo (por ejemplo, cambios en el estilo de vida)”.

Halving de Bitcoin y su efecto

La minería de Bitcoin podría ser menos rentable después del “halving” del próximo año, un evento predeterminado que ocurre aproximadamente cada cuatro años para controlar la inflación. En algún momento a mediados de mayo de 2020, la recompensa del bloque por minar Bitcoin se reducirá automáticamente de 12,5 BTC a 6,25 BTC, lo que reducirá los beneficios asociados a la minería.

Históricamente, estos eventos han resultado en una caída en la cantidad de hashrate a medida que los mineros de pequeña escala cierran operaciones no rentables, lo cual, a su vez, resulta en una reducción en la dificultad de la minería que eventualmente atrae tanto a los antiguos como a los nuevos mineros. El sistema está diseñado específicamente para autorregularse financieramente de esta manera, pero desafortunadamente, nunca fue diseñado para autorregular la eficiencia energética.

¿Existe un futuro para la industria?

Sostenible o no, las criptomonedas no se van mover a ninguna parte, le guste o no a los gobiernos. La red de Bitcoin en particular presenta un problema, porque no sólo es insostenible, sino que ahora es tan grande que se ha vuelto difícil de controlar o sustituir. Sin embargo, mientras haya electricidad asequible disponible, la minería de Bitcoin continuará sin interrupción, ya sea en China o en cualquier otro lugar.

En los próximos años, se ejercerá más presión sobre los gobiernos y las empresas para que se adhieran a reglamentos ambientales más estrictos, que estirarán sus presupuestos hasta el límite. Para que Bitcoin salga ileso, tanto los equipos mineros como las fuentes de energía en China tendrán que ser más ecológicos y eficientes. Afortunadamente, estas áreas están empezando a ser prometedoras.

Sigue leyendo:

Fuente Cointelegraph

Last modified: Noviembre 16, 2019